Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Material de cura

> Mostrar Filtros
Farmacéuticos profesionales.
Asesoramiento especializado.
Amplio catálogo al mejor precio.
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. ...
  7. 17

Material de cura


Un botiquín dotado con el material de cura adecuado es imprescindible para hacer frente a cualquier accidente doméstico o laboral leve. No importa si es un corte poco profundo, una quemadura, un esguince o un golpe. Algo que empieza como un pequeño percance puede convertir las tareas de casa o las horas en la oficina en un auténtico suplicio. Unos conocimientos básicos de primeros auxilios y un material de curas en perfecto estado de conservación son principios más que suficientes para resolver estos problemas frecuentes del día a día. Pero además de los clásicos apósitos y el algodón ¿qué más debe incluir este pequeño botiquín de primera urgencia?

El botiquín doméstico: qué material de curas necesito


Antes de crear un botiquín básico en el hogar o en el puesto de trabajo para la atención de pequeños accidentes, se debe tener en cuenta qué material de curas es el indispensable, y cómo y dónde guardarlo. Para empezar, cabe subrayar que estos recursos para la atención temprana e inmediata de heridas o contusiones no deben compartir espacio con los medicamentos comunes almacenados en casa. El objetivo que se persigue con este botiquín de primeros auxilios es la rápida reacción frente a posibles accidentes domésticos o laborales, de manera que el espacio dedicado a su almacenamiento debe ser independiente para encontrar el material de cura necesario con rapidez.

Con esta clave de organización en la cabeza, el botiquín doméstico debe contener, al menos, el siguiente material de enfermería:

  • Instrumentos de autoprotección, para evitar que la persona encargada de realizar esos primeros auxilios salga mal parada: guantes de látex o vinilo desechables, mascarilla facial, toallitas desinfectantes con alcohol (para las manos que curan, nunca sobre el afectado) …
  • Vendas hemostáticas, necesarias para frenar las hemorragias.
  • Material de curas: suero fisiológico para limpiar, antisépticos para evitar la infección, gasas estériles, apósitos, tijeras, grapas adhesivas, bolsas de frío, pomada para quemaduras…
  • Accesorios. Una vez tratada la herida o lesión, es importante protegerla para evitar males mayores. Además de las vendas de diferentes tamaños y esparadrapo hipoalergénico, es importante contar con un pañuelo triangular (para cabestrillos o para tapar heridas) y un termómetro.

Manual de uso del material de curas


Para que un botiquín de primeros auxilios de estas características cumpla con su cometido, es primordial que sus responsables conozcan el material de curas disponible y, más importante, que tengan nociones básicas de asistencia: cómo se debe desinfectar una herida, cómo inmovilizar un esguince, cómo curar un corte poco profundo... Además, es imprescindible nombrar, al menos, un responsable del dispensario. Él será el encargado de utilizar el material de curas de manera adecuada y de visitar la farmacia de manera periódica para mantener el inventario siempre al día.