Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Dolor de espalda

Farmacéuticos profesionales.
Asesoramiento especializado.
Amplio catálogo al mejor precio.
> Mostrar Filtros
  1. 1
  2. 2
  3. 3

Medicamentos para el Dolor de Espalda

El dolor de espalda puede ser incómodo y debilitante. Es una razón común para la ausencia del trabajo y para buscar tratamiento médico tales como tiras para el dolor de espalda

Puede resultar de una lesión, actividad y algunas condiciones médicas. El dolor de espalda puede afectar a personas de cualquier edad, por diferentes razones. A medida que las personas envejecen, aumenta la posibilidad de desarrollar dolor de espalda baja, debido a factores como la ocupación previa y la enfermedad degenerativa del disco.

El dolor lumbar puede estar relacionado con la columna lumbar ósea, los discos entre las vértebras, los ligamentos alrededor de la columna vertebral y los discos, la médula espinal y los nervios, los músculos lumbares, los órganos internos abdominales y pélvicos, y la piel alrededor del área lumbar.

El dolor en la parte superior de la espalda puede deberse a trastornos de la aorta, tumores en el pecho e inflamación de la columna vertebral. La buena noticia es que, en la mayoría de los casos, no se trata de un problema grave y podría deberse a una simple tensión en un músculo o ligamento.

En la medida de lo posible, es mejor continuar con tus actividades cotidianas normales tan pronto como puedas y seguir avanzando. Estar activo y hacer ejercicio no empeorará tu dolor de espalda, incluso si tienes un poco de dolor en incomodidad al principio.

Mantenerte activo te ayudará a mejorar, igualmente el dolor de espalda medicamento como algún analgésico tiende a ayudarte a sentirte mejor ya que es un tratamiento muy útil para el dolor de espalda.

 

Comprar Medicamentos para el Dolor de Espalda

¿Cuál es el principio activo de los Medicamentos para el Dolor de Espalda?

Existen múltiples categorías y tipos de cremas para dolor de espalda, dependiendo de qué tan severos sean tus síntomas, cuánto tiempo los hayas tenido, dónde se encuentran y qué efectos secundarios puedes tolerar.

El primer medicamento de elección para la mayoría de las personas con dolor de espalda es un es una crema dolor de espalda o medicamento antiinflamatorio no esteroideo de venta libre, como el ibuprofeno o el naproxeno; estos se consideran analgésicos más leves y son el primer tratamiento.

El acetaminofén, aunque no es un medicamento antiinflamatorio no esteroideo, también es un analgésico común de venta libre que se usa como pomada para dolor de espalda. También hay fármacos con receta como celecoxib (Celebrex), diclofenaco (Voltaren), meloxicam (Mobic) y nabumetone (Relafen).

Aunque estos medicamentos están en el lado más leve del espectro de alivio del dolor, aún tienen efectos secundarios, especialmente si los tomas en dosis más altas durante mucho tiempo.

Si tu dolor de espalda se vuelve más severo, puedes beneficiarte de un medicamento recetado más fuerte como un opioide, como la oxicodona y una combinación de acetaminofén/hidrocodona, estos interactúan con los receptores en las células nerviosas del cuerpo y el cerebro para reducir el dolor.

Las cremas para el dolor de espalda  y los analgésicos opioides son generalmente seguros cuando se toman por un tiempo breve y según lo prescrito por un médico, pero debido a que producen un efecto eufórico, existe la posibilidad de adicción.

 

¿Cuáles son las indicaciones de los Medicamentos para el Dolor de Espalda?

Al hacer uso de una crema dolor espalda es importante saber la composición de ésta, ya que existe la posibilidad de que contenga algún ingrediente al que seas hipersensible o alérgico; en caso tal de que tengas hipersensibilidad o alergia a cualquiera de los componentes, no hagas uso del fármaco.

Debes utilizar únicamente la dosis diaria recomendada, no te excedas de la misma para evitar efectos adversos. En  caso tal de presentar una reacción desfavorable, suspende su uso y consulta lo antes posible con un médico.

Las mujeres embarazadas y en periodo de lactancia deben consultar con un médico antes de comenzar a hacer uso de una crema para el dolor de espalda, pues es fundamental garantizar tanto la salud de la mujer como la del bebé.

Por lo general el dolor de espalda mejora gradualmente con el tratamiento en el hogar y el cuidado personal en un lapso de tiempo de unas pocas semanas, si notas que tu dolor no mejora en un tiempo aproximado, entonces consulta con un médico. Los fármacos deben ser almacenados en lugares frescos, lejos de fuentes directas de calor, sin humedad y fuera del alcance de los niños. Haz uso del medicamento antes de la fecha de expiración que se indica en el envase ya que posterior a esa fecha es posible que el producto disminuya o pierda efecto.

 

¿Cómo se emplean los Medicamentos para el Dolor de Espalda?

Si estás tomando o aplicándote alguna crema para dolor de espalda como autotratamiento, sigue todas las instrucciones en el paquete del producto. Si no estás seguro acerca de la información, consulta a tu médico o farmacéutico.

Si tu médico te ha indicado que tomes o te apliques el medicamento, adminístralo tal cual como te lo recetaron. Si el tratamiento lo estás haciendo vía oral, tómalo en conjunto de un vaso lleno de agua a menos de que tu médico te indique lo contrario.

No te acuestes durante al menos 10 minutos después de haber tomado el fármaco. Si se produce algún malestar estomacal mientras tomas el medicamento, puedes tomarlo con alimentos o con leche. Si son comprimidos con cubierta entérica debes tragarlos enteros.

No tritures ni mastiques las tabletas con recubrimiento entérico dado a que hacerlo puedes aumentar el malestar estomacal. No tritures ni mastiques las tabletas o cápsulas de liberación prolongada porque hacerlo puede liberar todo el medicamento a la vez, lo que aumenta el riesgo de efectos secundarios.

En cuanto a los analgésicos tópicos tales como una crema para dolor lumbar, pueden ser aplicados de dos a cuatro veces al día para controlar el dolor leve a moderado. Asegúrate de lavarte bien las manos después del uso para no aplicar el medicamento en la nariz, los ojos, boca u otras membranas mucosas debido a que su uso es únicamente en la piel. Si estás usando una loción, aerosol o espuma, agita bien la botella antes de usarla.