Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Aceites esenciales

> Mostrar Filtros
Propuestas Valor

Aceites esenciales

Los aceites esenciales se ubican en varias partes de los tejidos vegetales. Se caracterizan primordialmente por ser sustancias que con anterioridad eran conocidas como el alma de las plantas, ya que disponen de diferentes beneficios que son capaces de otorgar un bienestar inmediato dentro de nuestro organismo. Estos aceites también cuentan con una amplia cantidad de compuestos y propiedades químicas que son únicamente naturales debido a los orígenes de las plantas, flores o hierbas de donde realmente se extraen. La mayoría de los usos de estas sustancias tiene fines caseros para tratar enfermedades de una forma más natural. Un gran número de los productos hechos con los aceites esenciales se pueden fácilmente utilizar para la práctica de un procedimiento conocido como la aromaterapia, en donde la unión de estas sustancias permite proporcionar una interminable suma de ventajas a todo el cuerpo de acuerdo a los padecimientos de la persona. El objetivo de dichos aceites se asocia de manera directa con fines únicamente terapéuticos debido a su habilidad para mantener los niveles emocionales y físicos de los pacientes. El empleo que le brinda a estos componentes puede variar dependiendo del fin que tenga el individuo. Todos los elementos y propiedades principales de las plantas, hierbas y flores son indispensables para cada uno de los aceites esenciales. El uso de estas sustancias puede adaptarse a diferentes objetivos. Muchos de los aceites sirven para cumplir la función de sedantes, en donde se incluye el jazmín como planta destacable. Por otro lado, se encuentran otros productos que cuentan con elementos únicamente analgésicos o bactericidas. Es relevante conocer que estos aceites tienen la destreza de evaporarse puramente, ya que pueden ser inspirados. Cuando los pacientes inspiran los aceites esenciales, estas sustancias inmediatamente se adentran en todo nuestro cuerpo mediante los alveolos, ubicados en el área del pulmón, para así llegar hasta el torrente sanguíneo. Sus resultados son eficaces y rápidos, pero siempre dependerán de la intensidad de la aplicación del producto y también de la cantidad de oxígeno que las personas posean en la sangre. Estos productos que agrupan y añaden aceites esenciales en su formulación suelen ser recomendados como antibióticos y regeneradores de células. Del mismo modo, sirven como antisépticos y cuentan con propiedades antiinflamatorias que disminuyen los dolores. Las personas que sufran de problemas de la circulación sanguínea o linfática pueden fácilmente emplear estos fármacos en el uso diario. Acceden a estimular y equilibrar las emociones instantáneamente.

Belén Julve

Técnica en Farmacia.
Especialista en Medicina Natural.