Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Sirope De Savia De Arce

> Mostrar Filtros
Propuestas Valor

Sirope De Savia De Arce

Más que un complemento para las panquecas o hotcakes, en torno al sirope de savia de arce existe todo un sistema depurativo que permite deshacerse, mediante el ayuno, de toxinas y se cree que puede disparar el metabolismo. Un superalimento para recuperar y presumir de la figura y nutrir intensamente. Sirope de savia de arce: un tesoro americano El árbol de Arce crece normalmente en los vastos bosques norteamericanos. Desde Canadá hasta Estados Unidos y en países europeos en su mayoría norteños o con tradición invernal, la savia de este árbol es ampliamente conocida por comunidades nativas quienes la extraían para preparar el jarabe. Es común encontrarla en platillos como hotcakes, en bebidas como chocolate y demás tradiciones culinarias ligadas a lo hibernal. La savia de arce contiene muchas propiedades entre las que destacan su alta concentración de nutrientes esenciales, baja cantidad de azúcares, aporta al cuerpo sales minerales y una gran cantidad de micronutrientes, oligoelementos y altas cantidades de calcio, zinc, hierro y manganeso. Su obtención resulta de un largo proceso y pese a que puede ser recolectado en etapas tempranas, se recomienda su maduración para obtener más beneficios. Un sirope: varios grados de sabor y nutrición El sirope de arce es extraído dependiendo de los usos culinarios o medicinales. Su “cosecha” o recolección se estima para los meses de marzo y abril y en primer término se recolecta la savia en cubos dispuestos en los copos y troncos de los robustos y ancianos árboles. Se estima que para lograr un litro de sirope de arce se requieren entre 40 y 50 litros de savia. Posteriormente será combinado con savia de palma, otro muy nutritivo y versátil componente. El auténtico sirope de savia está compuesto por la savia de arce C+ de cultivo biológico certificado y la savia de palma. En primera instancia los árboles deben tener una edad de 40 años para poder desprender su corteza y aprovechar plenamente esta sustancia. El elixir tiene tres fases de maduración y es aprovechado en cualquiera de las tres, dependiendo de su uso. Fases de la salvia de arce La fase de grado A es obtenida de una fase primera de la colecta. Contiene abundancia en azúcares, sales minerales en menor proporción y la tonalidad es de un color ámbar claro. Es el más comercial y se usa en cocina, repostería y como endulzante de bebidas. El grado B por su parte, tiene una calidad intermedia entre el A y el C, presente de igual manera en la cocina; también se usa en cosmética y como aglutinante e hidratante. El grado C se obtiene de la última fase de la cosecha. Es el grado de calidad superior. No es tan abundante en cantidad y resulta menos dulce que el A, pero tiene un nivel de sales minerales superior a la primera fase. La textura varía por la concentración de minerales y puede ser una cera espesa o similar a la miel. Un sirope: múltiples usos Este elixir una vez combinado con el sirope de palma es objeto de uno de los métodos de desintoxicación del organismo más populares. Se trata de ayunos programados cada siete días basados en el consumo de líquidos. La cura de limón y savia suponen una alternativa ideal para desintoxicar, eliminar toxinas sin perder hidratación y sin dejar de nutrir el organismo. Pese a que no es muy común en ciertas regiones del mundo, resulta exótico en algunos países. No obstante, en tiendas especializadas es posible encontrarlo. Este componente tan sumamente natural ofrece una cura proporciona una alternativa que no resulta peligrosa para la pérdida de peso y regulación del cuerpo.

Belén Julve

Técnica en Farmacia.
Especialista en Medicina Natural.