Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Mango Africano

> Mostrar Filtros
Propuestas Valor

Mango Africano

Su nombre científico es “Irvingia gabonensis” y proviene de la selva tropical de Camerún, en África, tiene la apariencia de cualquier otro mango, pero con muchísimas propiedades beneficiadoras, sobre todo en el deseo de bajar de peso, ya que puede acelerar el metabolismo y quemar la grasa. Los suplementos de mango africano normalmente poseen extractos de las semillas del árbol de mango africano. Las semillas africanas de mango son conocidas por contener una variedad de nutrientes que incluyen fibra, aminoácidos, ácidos grasos esenciales y minerales; de aquí provienen sus diversos componentes que lo hacen un suplemento bastante completo. La efectividad del mango africano se ha puesto a prueba en varias investigaciones, una de ellas fue en el 2009 por "Lipids in Health and Disease", la cual consistía en que los participantes tomaran mango africano todos los días, durante 10 semanas. Estos experimentaron mejoras significativas en el tamaño de la cintura, peso corporal, grasa corporal, niveles de proteína C reactiva -un marcador de inflamación-, niveles de azúcar en sangre y niveles de colesterol. En el estudio se involucró a 102 personas saludables con sobrepeso u obesas; la mitad de los voluntarios recibieron mango africano, mientras que la otra mitad de los participantes, recibió un placebo. Uno de sus beneficios del mango africano es que tiene la capacidad de reducir el colesterol, la tensión arterial y controlar la diabetes. También puede disminuir los triglicéridos y aumentar el colesterol bueno. Esto es posible con los suplementos de mango africano, gracias a la cantidad de fibra que contiene la semilla. Otro punto destacable es que es la encargada de suprimir el apetito y aportar sensación de saciedad, gracias a que contiene la hormona leptina, protagonista de estos efectos en el organismo. De esta manera, hace que se utilice la grasa del cuerpo como energía. Entre sus propiedades podemos encontrar magnesio, ácidos grasos como mirístico, oléico, palmítico, laúrico, esteárico, y betacaroteno, al igual que fósforo, calcio, potasio, hierro, sodio y vitaminas B1, B2 y B3. El uso de este suplemento a largo plazo, desemboca en un aumento de los niveles de insulina, lo que causa que el cuerpo utilice la grasa como energía y se baje de peso, debido a que aumenta una hormona que afecta al metabolismo de la glucosa y de la grasa, la adiponectina. Se debe acudir al doctor para asegurar su uso dependiendo del paciente y si sigue algún tratamiento, ya que el uso del mango africano puede interferir en otros medicamentos; además, las personas que padezcan de alergia por cualquier componente de la planta deben abstenerse de su consumo.

Belén Julve

Técnica en Farmacia.
Especialista en Medicina Natural.