Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Lactasa

Farmacéuticos profesionales.
Asesoramiento especializado.
Amplio catálogo al mejor precio.

Lactasa

La lactasa es la enzima que se encarga de hidrolizar -reacción química entre una molécula de agua y otro tipo de molécula- los componentes del azúcar en la leche, la galactosa, entre otros, apoyando la fácil digestión de productos lácteos, bien sea el helado, quesos o leche. En la producción de los alimentos es usualmente usada para crear leche deslactosada para infantes y adultos que padezcan de intolerancia a la lactosa. Se calcula que en Estados Unidos de un 10% a 20% de las personas son intolerantes a la lactosa, por consiguiente, no poseen la capacidad de descomponer la lactosa de los lácteos que consumen, debido al déficit de la lactasa. Dependiendo de los grupos étnicos se puede tener más posibilidades de ser intolerante a la lactosa, el 75% de los afroamericanos son intolerantes a la lactosa, al igual que el 90% de los asiático-americanos tienen más dificultades para digerir el azúcar de los productos lácteos. La lactasa se usa con frecuencia para la elaboración de helados junto con la enzima glucoso-isomerasa, que evita la sensación arenosa debido a la cristalización de los lácteos cuando se someten a bajas temperaturas. También se suele usar para la fabricación de quesos, ya que ayuda a la coagulación de las proteínas de la leche, al igual que promueve la maduración de los productos lácteos y es un factor influyente en el sabor, gracias a las enzimas lipasa y quimosina. El compuesto en cuestión es producido con más frecuencia cuando somos bebés, ya que la lactosa es alrededor el 40% del contenido de la leche materna. El cuerpo en sí produce de forma natural esta enzima al principio de nuestro intestino delgado, a menos que seamos intolerantes a la lactosa. Los suplementos de lactasa son útiles para ayudar a digerir bien la lactosa. Estos ayudan principalmente a combatir la intolerancia, pero también es usada para la reducción de gases e inflamación, ya que pueden prevenir la retención de gases en el estómago bajo, la inflamación y otros síntomas que padecen las personas que tienen una cantidad baja de lactasa en el estómago. También es la enzima protagonista en ayudar a las personas que tienen el síndrome del intestino irritable; además, esta enzima enmascara el gusto a óxido y evita la cristalización de la leche concentrada. No es recomendado el uso de lactasa en niños menores a ocho años. Por ello, antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento con lactasa deberás consultar a un especialista.

Belén Julve

Técnica en Farmacia.
Especialista en Medicina Natural.