Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Echinacea

Propuestas Valor
> Mostrar Filtros
  1. 1
  2. 2

Echinacea

La echinacea es una planta reconocida principalmente por sus potenciales funciones medicinales, empezando por la estimulación de todo el sistema inmune, para que este tenga los niveles de energía necesarios para combatir contra las diversas enfermedades que nos acarrean, desde resfriados hasta gripes muy fuertes. El sistema inmunológico se encarga de hacer frente de manera natural a las bacterias y virus que tienden a alojarse dentro de nuestro organismo para dañar la funcionalidad de todo nuestro cuerpo. Este está compuesto por tejidos, células, proteínas y órganos que actúan de manera espontánea para defendernos ante enfermedades que pudiesen llegar a dañar de manera prolongada todo nuestro sistema. Cuando nuestro sistema inmune se encuentra en perfectas condiciones puede protegernos de contraer infecciones que nos dañen. Para ello, la echinacea cuenta con diversas propiedades curativas que permiten y hacen posible un mejor funcionamiento de todo nuestro sistema, estimulando de manera positiva todas las actividades que llevan a cabo las células responsables de impedir cualquier tipo de infección que quiera alojarse en nuestro cuerpo. La echinacea actúa como antioxidante, haciendo posible la prevención de la oxidación de moléculas en nuestro organismo a través de la transferencia de electrones que se da de un componente a un agente oxidante, ya que el cuerpo necesita eliminar los radicales libres que se produzcan en el mismo porque estos implantan oxígeno dentro de las células formando un proceso de oxidación en ellas y en el resto de los tejidos, que provoca un envejecimiento precoz mediante cambios varios en todo nuestro sistema, así como alteraciones en todo nuestro ácido desoxirribonucleico, mejor conocido como ADN. Hay estudios que han demostrado que esta planta con efectos curativos tiene la facilidad de producir las proteínas que estimulan todo el proceso del sistema inmunológico, así como también tiene la facilidad de disminuir el proceso de alojamiento de infecciones, ya que permite que las células encargadas de la inmunización de dichas infecciones se dirijan a las zonas afectadas con mayor facilidad. La echinacea se ha utilizado al pasar los años para prevenir resfriados, aumentar las defensas, aliviar dolores de garganta, reducir los malestares provocados por procesos víricos y virales, aliviar problemas de heridas y de la piel en general, como el acné. Existen numerosos complementos que contienen como base principal echinacea y sirven para mantener, reforzar y combatir los agentes externos que se alojan en nuestro organismo, permitiendo que las funciones del mismo se mantengan protegidas.

Belén Julve

Técnica en Farmacia.
Especialista en Medicina Natural.