Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Drosera Rotundifolia

> Mostrar Filtros
Propuestas Valor

Drosera Rotundifolia

Comúnmente conocida como “rocío de sol” o “yerba de la gota”, es más que una planta carnívora. No es una planta muy común, pero es un poderoso antiinflamatorio y antiespasmódico. Aunque venenosa lo es sólo con los insectos que consume. Déjate atrapar por esta singular planta y conoce más de lo que tiene que ofrecer. Drosera Rotundifolia: Un curioso ejemplar Esta singular planta se encuentra diseminada en el norte de Europa, gran parte de Siberia, importantes porciones de Norte América, Corea, Japón y en Nueva Guinea. Es una planta de entre unos 3 a 5 centímetros de diámetro y de 5 a 25 cm de alto. Presenta una florescencia con un intenso color rojo debido a los rayos solares que activan unos fotosensores que le confieren una tonalidad rojiza con la que caza mosco y pequeños insectos para alimentarse. Sus hábitats naturales son turberas, marismas y humedales. La planta ha evolucionado hacia este comportamiento carnívoro para adaptarse a su ambiente, el cual es regularmente pobre en nutrientes o demasiado ácido por lo que le dificulta hacerse de los mismos. La planta utiliza enzimas especiales para disolver los insectos, que yacen adheridos dentro de los tentáculos glandulares, para así extraer de ellos nitratos y otros sustentos. Una singular belleza Botánicos del mundo científico reaccionan maravillados con tal especie tan particular. Muy esparcida en Canadá y Estados Unidos es una planta que genera mucho interés por su evolución y su capacidad de sobrevivir. El hecho de que se alimente de insectos y la síntesis de nutrientes extraídos de éstos la hace objeto de estudio y foco de múltiples aplicaciones en medicina tradicional y alternativa. Es una atracción local en sitios turísticos donde curiosos de todo el mundo disfrutan el espectáculo rojo bajo los rayos del sol. Es común en tratamientos antiespasmódicos. La Drosera Rotundifolia funciona como expectorante y ayuda como coadyuvante en tratamientos para eliminar flema de los bronquios y mejorar la respiración. Más usos Esta planta también sirve para tratar tos seca, asma, bronquitis, infecciones respiratorias, úlceras estomacales y cáncer. Es común encontrarlo en fórmulas comerciales o tomarlo en infusiones. Funciona como antibacterial, antibiótico natural y ayuda a desprender flema de los bronquios. Como ya se asomó en líneas anteriores, es un poderoso expectorante y se cree que puede ayudar a eliminar células cancerígenas. Rico en flavonoides, contribuye a regularizar el sistema nervioso central y sirve como tratamiento para casos severos de asma. No es un complemento alimenticio y su consumo debe estar auspiciado por un médico. La preparación de infusiones se da de los pétalos rojos, los cuales previamente se hierven y se cuelan para eliminar toxinas. En versiones comerciales se basa en pétalos deshidratados comprimido en cápsulas y muy frecuente en jarabes y ungüentos con árnica o eucalipto para mejorar la respiración. Es una especie que habita copiosamente las laderas de Canadá y se extiende por casi toda la costa este de Estados Unidos. Contraindicaciones Algunos pacientes pueden ser alérgicos al principio activo presente en sus pétalos. De igual forma no es recomendable para personas con hipertensión arterial ni diabetes. Las mujeres embarazadas y en período de lactancia no pueden consumirla. Los niños de igual forma no pueden consumirla en su forma natural. Es recomendable alternar su consumo con fármacos y hacerlo por períodos cortos. Una planta versátil Las posibilidades de esta planta están siendo expandidas a varios niveles. No sólo la salud, se cree que puede ser un pegamento potente y fuente de polímeros y solventes interesantes para usos industriales. Sin duda una planta muy interesante y exótica. Este tesoro norteño, aunque parece de otro planeta es además excelente para combatir plagas y regular el ecosistema.

Belén Julve

Técnica en Farmacia.
Especialista en Medicina Natural.