Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Cistina

Farmacéuticos profesionales.
Asesoramiento especializado.
Amplio catálogo al mejor precio.
> Mostrar Filtros

Cistina

La cistina es conocida como un aminoácido que contiene como principal compuesto el azufre. Lo producimos en mínima cantidad en nuestro cuerpo y forma parte esencial de los huesos, el pelo y la piel. Ayuda principalmente a eliminar las toxinas del hígado, limpiando el mismo y regenerando sus funciones vitales. Es usada en ocasiones por médicos en situaciones de emergencia donde los pacientes presentan sobredosis de acetaminofén o paracetamol, ya que trabaja evitando posibles intoxicaciones en el cuerpo. Las toxinas que se producen a raíz de un consumo excesivo de alcohol o tabaco, generando tumores o problemas cardiovasculares en el organismo por ser sustancias que tienden a provocar daños, son absorbidas por la cistina para evitar intoxicaciones mayores, y también ayudan en los síntomas provocados por la resaca. Su efecto desintoxicante facilita la eliminación de sustancias venenosas o infecciosas en la sangre y todo el cuerpo en general. Ayuda al proceso de estimulación de la insulina, hormona creada por el páncreas para ayudar a que el cuerpo mantenga los niveles óptimos de energía al permitir que los azúcares, que se derivan de los alimentos que consumimos, entren de manera efectiva a las células. Lo anterior permite mantener los niveles de la glucosa en equilibrio y así evitar problemas diabéticos. El buen funcionamiento del sistema digestivo, es decir, de los órganos encargados de llevar a cabo la transformación de los alimentos para su completa absorción, transportación y secreción, se ve beneficiado por la cistina, ya que esta actúa como protector estomacal, reforzando la mucosa gástrica y evitando efectos secundarios en todo el organismo. Este proceso se encarga de transportar los alimentos por la sangre, transformando los glúcidos, lípidos y proteínas en sustancias mínimas con ayuda de las enzimas digestivas. Mantener en buen estado nuestra salud requiere que se consuman ricas y numerosas cantidades de vitaminas, minerales y proteínas. La cistina en conjunto con vitaminas pertenecientes a los grupos C, B y E y, junto a minerales como el calcio y el selenio, ayudan a que las energías requeridas por nuestro organismo se mantengan en equilibrio y buen funcionamiento en todos los órganos, células y tejidos. Lo anterior mejora el sistema inmunológico en jóvenes y adultos, y contribuye a llevar a cabo eficientemente el proceso antioxidante de todo el cuerpo, al ser un aminoácido bastante completo mantiene en buen estado la salud. Existen alimentos a los cuales se les desconocen sus grandes funciones dentro del organismo y sus numerosos aportes nutritivos y vitamínicos para mantener en control los niveles de salud necesarios en nuestro cuerpo. Entre ellos encontramos los alimentos ricos es cistina tales como el queso y sus derivados, pollo, cerdo, atún, entre otros.

Belén Julve

Técnica en Farmacia.
Especialista en Medicina Natural.