Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Acidos Grasos Esenciales

Propuestas Valor
> Mostrar Filtros

No hay productos que concuerden con la selección.

Acidos Grasos Esenciales

La naturaleza es perfecta y nos brinda todo lo que necesitamos para vivir. Diariamente hacemos elecciones que suman o restan a nuestra calidad de vida. Una buena alimentación nos hace más longevos y felices. Estar bien y sentirse bien en definitiva está a nuestro alcance. Ácidos grasos esenciales: lo que el cuerpo no produce El cuerpo humano realiza diariamente complejos procesos que incluyen producir y transformar sustancias que se traducen en energía, en vida. Para producir la mayoría de estas sustancias el cuerpo necesita de los alimentos. La dieta es el principal proveedor de entre muchas otras, ácidos grasos esenciales para el correcto funcionamiento del organismo. Los ácidos grasos esenciales son ácidos poliinsaturados con todos los dobles enlaces en posición. El ácido linoléico (18:3?-3) y el linoleico (18:2?-6) son los únicos que el cuerpo no produce y su ausencia compromete la biosíntesis de otras sustancias esenciales. La sintesis de las grasas puede verse comprometida y pueden aparecer enfermedades y un aumento de grasas malas en la sangre. El excedente de proteínas y glúcidos consumidos se transforman fácilmente en ácidos grasos que se acumulan en forma de triglicéridos. ¿Qué son los triglicéridos? Son un tipo de grasa presente en la sangre, provenientes de la dieta. Pueden verse elevados ser producto del consumo de alimentos como aceites, hidratos de carbono procesados, sal, azúcar y alimentos altamente glicémicos en muchas cantidades y que el cuerpo almacena en las células de grasa. Cuando su cuerpo necesita energía, libera los triglicéridos. Sus partículas de lipoproteína de muy baja densidad llevan los triglicéridos a sus tejidos y causan hipertensión, problemas cardiovasculares y obstrucción de arterias y vasos sanguíneos. Los ácidos grasos esenciales se encuentran sobre todo en el pescado azul, las sardinas, el salmón, el atún, el bacalao, mariscos, algas y otras especies del mar. Las semillas y frutos secos, como las de girasol, soya, maní, linaza o las nueces y en aceites el de oliva, canola o pescado. Son grasas buenas que contribuyen a la formación de tejidos, la conservación de las conexiones neuronales y la formación de neurotransmisores. La buena alimentación: la clave del éxito Obtener estos ácidos grasos esenciales es posible si las personas deciden alimentarse de manera sana. Suprimir los aceites y grasas saturadas, consumir porciones razonables de alimentos y además preferir opciones nutritivas sobre las comidas procesadas garantiza que no necesitará de suplementos alimenticios especiales. No obstante, estos pueden ser de gran ayuda para personas con problemas cardiológicos y otras patologías. En el mercado existen suplementos en cápsulas blandas de compuestos ácidos esenciales para bajar los triglicéridos, combatir la hipertensión arterial y evitar eventos cardiovasculares como arritmias y ataques al corazón. No deben ser administrados sin el aval de un médico y se recomiendan alterno a una alimentación balanceada que excluya hábitos nocivos como el consumo de tabaco y alcohol. La moda de los superalimentos y su incidencia en la salud La ciencia de la nutrición pone hoy a nuestro alcance alimentos que potencian la acción del cuerpo y lo optimizan a un nuevo nivel. Nutre y aprovecha todas las cualidades de los alimentos para modificar la química y la metabolización y procesamiento de los alimentos. Hoy, la dietética se centra en ayudar a erradicar enfermedades como la obesidad, las cardiopatías derivadas a la mala alimentación, las enfermedades cerebrovasculares, las enfermedades psicológicas derivadas de la alimentación entre otras. La cocina del mismo modo se reinventa en todo el mundo para añadir ingredientes que alimentan de verdad y cuidan el organismo. Sumarse a esta novedosa tendencia sin duda hace la diferencia y suma años y calidad a la vida.

Belén Julve

Técnica en Farmacia.
Especialista en Medicina Natural.