Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Acido Alfa Lipoico

Propuestas Valor
> Mostrar Filtros

Acido Alfa Lipoico

Conocido también como ALA o ácido tióctico, el ácido alfa lipoico se descubrió en el año 1951 por el bioquímico Lester Reed. Es un ácido graso que se encuentra en cada una de nuestras células, además es sintetizado por animales y plantas. Interviene a nivel mitocondrial en el proceso de convertir la glucosa en combustible disponible por el organismo, también cumple un rol importante como antioxidante que frena la acción de los radicales libres que dañan al organismo. Una de sus principales y más llamativas características es que es soluble tanto en agua como en grasa, lo cual le diferencia del resto de los antioxidantes, ya que esto le permite poder moverse y distribuirse por todo el cuerpo humano, disolviéndose y alcanzando incluso tejidos profundos. El ácido alfa lipoico se puede encontrar de manera natural en la comida, como en las papas, carnes rojas, brócoli o espinacas, pero la forma más usada es en suplementos como en cápsulas. Uno de sus principales beneficios del ácido alfa lipoico es luchar contra la acción oxidativa de los radicales libres, ayuda a reducir la inflamación y frena el proceso del envejecimiento; pero son más que todo sus propiedades para mejorar la sensibilidad a la insulina lo que le otorga potenciales beneficios para la diabetes. Este compuesto también ayuda a reducir el nivel de glucosa en el torrente sanguíneo, haciendo de este suplemento el ideal para pacientes que padezcan de diabetes. Además, ayuda a grandes niveles a metabolizar los alimentos, convirtiéndolos en energía de forma más eficiente, para que nuestro organismo la consuma. También previene la oxidación y puede regenerar y prolongar los efectos de la vitamina C, la vitamina E, coenzima Q10 o glutation en el cuerpo humano. Este actúa también como "agente quelador", esto se refiere a que tiene la capacidad de unirse y fusionarse con metales que son identificados como tóxicos dentro de nuestro organismo, como podrían ser el mercurio, hierro o el arsénico, además de otras formas de radicales libres, que pueden introducirse en el cuerpo a través de la vía aérea o mediante los productos alimenticios que ingerimos. Es poco probable que se manifiesten efectos secundarios del ácido alfa lipoico, pero en dosis altas puede llegar a ocasionar náuseas, ansiedad, incremento del ritmo cardíaco, mareos, migrañas, fatiga y debilidad, por lo cual se recomienda visitar al médico personal para evitar estos síntomas y, en caso de que aparezcan, conseguir el tratamiento más adecuado.

Belén Julve

Técnica en Farmacia.
Especialista en Medicina Natural.