Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Vitamina C

Farmacéuticos profesionales.
Asesoramiento especializado.
Amplio catálogo al mejor precio.
> Mostrar Filtros
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. ...
  7. 29

Vitamina C

La vitamina C es una de las más esenciales para el organismo, sobre todo, para el mantenimiento de la buena salud y la prevención de algunos tipos de enfermedades y dolencias. También conocida como ácido ascórbico, ha sido tradicional e históricamente relacionada con la prevención y cura de los resfriados y catarros (creencia que con los avances científicos ha sido finalmente desmentida). Sin embargo, según estudios recientes, sus beneficios van mucho más allá y cada vez son más los productos alimenticios, complementos e, incluso, cosmética para el rostro que la incluyen en su composición.

 

La vitamina C y sus propiedades

La vitamina C es un nutriente esencial hidrosoluble presente en alimentos como los cítricos, los frutos rojos y algunas verduras y hortalizas. Pero, curiosamente, aunque la imagen de un zumo de naranja recién exprimido es la primera idea que nos viene a la cabeza al pensar en ella, los pimientos o las coles de Bruselas aportan una mayor cantidad de vitamina C que las naranjas (sobre todo, cuando estas ya son procesadas). Además, es una sustancia esencial inestable frente a las condiciones del entorno y su conservación: los alimentos que la contienen pueden perder propiedades rápidamente.

 

¿Cuáles son los beneficios de la vitamina C en el organismo?

 Es un potente agente en la lucha contra la aparición del escorbuto. De hecho, su descubrimiento está directamente relacionado con el tratamiento para esta enfermedad.

 Su papel es esencial en la formación de colágeno.

 Es uno de los antioxidantes naturales más eficaces.

 Ayuda a mantener el sistema inmune en perfectas condiciones, reduciendo la incidencia de las infecciones.  Contribuye en la absorción de Hierro.

 

¿Qué pasa cuando hay falta de vitamina C en el organismo?

En ocasiones, a pesar de elaborar una dieta equilibrada y rica en alimentos con vitamina C, el aporte diario de este nutriente esencial es insuficiente. Esta circunstancia es común entre deportistas, mujeres embarazadas, afectados por dolencias gastrointestinales o inflamatorias... Cuando al organismo carece de ella aparecen síntomas como anemia, hemorragias, ralentización de la cicatrización de las heridas, inflamación de las encías… De ahí la importancia de cumplir con el consumo diario recomendado (hasta 60 mg en niños; no superior a los 100mg en adultos). Si no es a través de la alimentación, con los productos disponibles en la farmacia. En casos de déficit, el especialista puede recomendar comprar vitamina C en ampollas, pastillas o cápsulas con las que recuperar los niveles normales. En cuanto a los excesos, aunque no suelen ser muy comunes, son posibles. Por eso es importante seguir las recomendaciones.