Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Curcuma

Farmacéuticos profesionales.
Asesoramiento especializado.
Amplio catálogo al mejor precio.

Curcuma

La cúrcuma es una planta familia del jengibre, comúnmente usada en la cocina, ya que es un ingrediente parecido al curry, pero desde hace siglos se emplea como planta medicinal por sus diversos beneficios sobre el cuerpo humano. Posee un color amarillento-naranja gracias a la curcumina, fitoquímico que le aporta una de sus propiedades más valoradas, la antiinflamatoria, por lo cual, se recomienda para el dolor articular, muscular y la artritis. Se le han atribuido distintas propiedades curativas como las hepatoprotectoras, digestivas, coleréticas, hipolipemiantes, desintoxicantes a nivel hepático, antiulcerosas, cardioprotectoras y, en algunos estudios, se indica como antitumoral. Es una de las opciones más recomendadas y de origen natural en la prevención y en el apoyo al tratamiento de varios tipos de cánceres, ya que al tener grandes poderes antioxidantes, se le ha relacionado con la reducción de células cancerígenas en el colon. La cúrcuma también detiene la acción de una de las proteínas esenciales para el crecimiento tumoral. Esta inhibe el desarrollo de cáncer de piel, el melanoma y cáncer de mama, además, según estudios, ha reducido en 58% el dolor y rigidez presentado en pacientes que padecen de osteoartritris en las rodillas. Tiene poder sobre enfermedades como el Alzheimer, artritis, alergias, diabetes, entre otras. La cúrcuma promueve la estimulación del sistema linfático, por lo cual, facilita la eliminación de desechos; debido a esto se le ha atribuido a las propiedades de la cúrcuma la mejora del funcionamiento del hígado y la reducción de la toxicidad que se presenta en el organismo humano. Por tener componentes digestivos, puede contribuir a digerir bien los alimentos, la dispepsia o indigestión, además, previene la formación de gases y flatulencias. Las zonas más beneficiadas por el tratamiento con esta planta son el hígado, el corazón, el sistema digestivo, sistema inmunitario y la piel. Además de todos estos beneficios, a la cúrcuma se le asocia con las funciones protectoras estomacales, que se usan en caso de estreñimiento, colon irritable, y calambres. Debido a su efecto antiinflamatorio, puede disminuir el sangrado en los intestinos y el riesgo de la úlcera. La cúrcuma no es usual que cause efectos secundarios, pero de ser el caso contrario, puedes padecer náuseas, diarrea o mareos. No se recomienda este ingrediente de origen natural durante embarazos o procesos de lactancia. Asimismo, las personas que vayan a ser intervenidas quirúrgicamente en fechas cercanas no deben consumirla, ya que podría ralentizar la coagulación de la sangre.

Belén Julve

Técnica en Farmacia.
Especialista en Medicina Natural.