Añadiendo al carrito...

Seguir comprando
Finalizar compra

Hierro

Propuestas Valor
> Mostrar Filtros
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. ...
  7. 19

Hierro

El hierro es un elemento químico que, aunque naturalmente lo poseemos en nuestro organismo, es necesario brindarle aportes del mismo para poder disfrutar de mayores beneficios y, por supuesto, optimizar las funciones de este componente. El día de hoy conocerás un poco más acerca de la función que tiene el hierro en el cuerpo humano, todo con el fin de que determines si es realmente necesario empezar a hacer uso de fármacos o complementos alimenticios que te permitan añadir dicho elemento a tu rutina diaria. Este componente químico es uno de los encargados de mantener en correcto estado a la hemoglobina, su función, en este caso, se mantiene en la sangre, ayudando a que las personas no pierdan demasiado hierro al momento de sufrir algún corte o simplemente durante procesos naturales del cuerpo humano, tal como sucede en el caso de las mujeres durante la menstruación. Si eres una persona que suele hacer ejercicio, el aporte de hierro a tu cuerpo será de gran importancia. Lo anterior se debe a que este elemento es capaz de fortalecer a los músculos, permitiéndoles crecer sanamente y mantenerse en el mejor de los estados posibles. En caso contrario, si no eres una persona que realice demasiadas actividades físicas, ¡no hay problema! El hierro también podrá ayudarte, ya que evitará que la debilidad en tus músculos se haga presente. Hablando de debilidad, este componente químico también permitirá que la fatiga y el agotamiento queden en el olvido, ya que su acción es capaz de repotenciar el organismo y hacerte disfrutar de gran energía a lo largo del día. Los fármacos, complementos alimenticios y alimentos ricos en hierro, como la carne, los frutos secos y los mariscos, te permitirán aportarle a tu sistema la fuerza necesaria para disfrutar de tus actividades favoritas día tras día. Finalmente, si tomas la decisión de abandonar el consumo de hierro, debes tomar en cuenta la cantidad de complicaciones que tu salud puede empezar a sufrir. Como debes imaginar, el cansancio y el agotamiento es uno de ellos, sin embargo, no es el único; los mareos, las náuseas, los vómitos y el debilitamiento son capaces de hacerse presentes en el cuerpo a consecuencia del déficit de hierro que este presenta. A su vez, es posible que empieces a padecer anemia, una afección donde los glóbulos rojos participan escasamente, debido a que se produce cuando estos se encuentran en niveles críticos dentro del sistema.

Belén Julve

Técnica en Farmacia.
Especialista en Medicina Natural.