Saltar al contenido

Recomendaciones para la higiene íntima femenina

25 diciembre, 2015

La higiene íntima femenina es la base del cuidado de la salud de las mujeres. La propia fisonomía de la zona íntima femenina es más propensa a producir bacterias y virus que alteran su condición por el hecho de que los genitales femeninos mantienen un cierto nivel de humedad.

Esta humedad que nos protege y en la que debemos mantener una correcta higiene si no  queremos correr  ningún riesgo.

Las zonas íntimas femeninas tienen unas características propias diferentes a otras partes del cuerpo, así que podemos aprender a proteger y cuidar esta zona íntima si contamos con la información necesaria para elegir los productos higiénicos y las prácticas saludables más convenientes. Aquí tienes algunas recomendaciones que te servirán de ayuda.

Utiliza ropa interior femenina adecuada

Las fibras naturales como el lino, algodón, lana o seda ayudan a que nuestro cuerpo transpire mejor. Así que opta por ropa interior confeccionada en un 100% en algodón y evita los tejidos sintéticos en esta zona de tu cuerpo.

Es importante que la ropa interior se cambie a diario y en cuanto a la hora de lavar la ropa interior no es recomendable el uso de detergentes ni suavizantes porque pueden irritar la piel de esta zona tan sensible o causar dermatitis. Una buena opción es lavar esta ropa con un jabón en pastilla y secarla al sol para eliminar cualquier rastro de bacterias. Aunque hoy es dia ya existen detergentes delicados específicos para pieles delicadas o incluso especiales para las zonas íntimas.

Evita el uso de pantalones demasiado ajustados o confeccionados en materiales que hagan transpirar más de lo habitual a la piel, incluso si no se trata exclusivamente de las zonas íntimas.

Evita las duchas vaginales frecuentes

La zona vaginal garantiza su propia protección por lo que no debes lavar el interior de la vagina con las llamadas “duchas vaginales” (salvo prescripción médica) porque dañan el pH interno y rompen el equilibrio de la flora vaginal (conjunto de bacterias que viven de manera natural y sin causar daño en la región vaginal y que ayudan en la prevención de infecciones por hongos).

Pero si que debes lavar la región de la vulva con gestos de delante hacia atrás para impedir la proliferación de gérmenes en la vagina.

Evita lavar esta zona con esponjas ni nada similar para limpiar la zona genital porque puede resultar un nido de gérmenes. Se deben utilizar los dedos y pasarlos con suavidad por los pliegues de los labios mayores y menores, y alrededor del clítoris. Al terminar secar bien la zona genital, así como los pliegues inguinales y de los glúteos ya que la humedad favorece la aparición de hongos y bacterias.

Lavarse las manos antes del aseo de la zona íntima

En primer lugar, hay que lavarse las manos con jabón antes de cualquier contacto con la vagina y todas las partes íntimas. Recuerda lavar las manos y la zona genital antes y después de mantener relaciones sexuales.

Higiene diaria femenina

El aseo de la zona íntima de la mujer debe ser diario, al menos una vez al día aunque la frecuencia dependerá de las actividades que realicen en tu día a día como por ejemplo al finalizar ejercicio deportivo o durante la menstruación en la que cambiaremos el tampón o compresa habitualmente, también al iniciar o finalizar  relaciones sexuales y con cada aseo, cambiaremos la ropa interior.

Por otro lado, la frecuencia de limpieza excesiva puede provocar sequedad y perturbar la flora vaginal cuyo objetivo es proteger los órganos sexuales de las infecciones bacterianas o por hongos.

Para evitar las molestias, utiliza productos de higiene íntima suaves ENLACE A PDTO y que no modifiquen la acidez vaginal, opta por los jabones no perfumados y con Ph neutro. Nunca utilices productos de limpieza corporal habituales como geles de ducha o desodorantes que además de ser potencialmente irritantes y alergénicos, pueden enmascarar un síntoma, el mal olor, que podría ser indicio de una afección que requiera tratamiento.

Cuidado con los rasurados de pubis, ya que pueden producir pequeños cortes en labios y zonas cercanas y convertirse en un foco de infección.

¿Qué gel íntimo escoger?

Deberemos escoger un gel íntimo que no altere la flora vaginal ENLACE A PDTO y que pueda usarse diariamente. El Gel intimo LetiFem Woman ENLACE PDTO no reseca ni irrita y además puede usarse cada día cuántas veces se necesite ya que su pH consigue mantener la acidez necesaria y respetar la función de esta barrera natural por estar ajustado al valor natural de la piel vulvar.

Este gel ha sido pensado para lavar a diario la zona íntima sin agredir. Su base jabonosa es muy suave y contiene ingredientes hidratantes y cicatrizantes para momentos especiales como el embarazo, post parto o la menopausia o  para situaciones habituales como la menstruación.

Está indicado para la higiene diaria femenina por su suavidad y frescor y sensación de bienestar durante todo el dia.

Poniendo en práctica estos consejos, notarás algunos cambios favorables para todo tu organismo. ¿Añadirías alguna recomendación más para una higiene íntima saludable?