Saltar al contenido

Las células madre podrían evitar la pérdida de cabello

4 octubre, 2013

El Investigador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, Alberto Martínez Serrano, ha resaltado que pasará mucho tiempo antes de que pueda aplicarse en seres humanos el descubrimiento sobre la posibilidad de que las células madre dérmicas se regeneren cuando se cultiven en un laboratorio.

 

Las células madre podrían evitar la pérdida de cabello

En declaraciones a Efe, resaltó, no obstante, la “enrome transcendencia” de esta investigación con ratones publicada en la revista Cell. La investigación, realizada por científicos de la Universidad Rockefeller de Nueva York, ha conseguido demostrar mediante un experimento con ratones que las células madre del pelo y de la piel existen y se encuentran en folículos situados en el bulbo piloso.

Según explicó Martínez, estas células madre, que en su estado natural permanecen “adormecidas”, puede cultivarse en “nichos”, es decir en entornos microscópicos generados en el laboratorio en los que, al recibir ciertos influjos, se producen de forma indefinida.

Según el estudio publicado en Cell, para que estas células madre se desarrollen al implantarlas en ratones transgénicos sin pelo, es preciso trasplantar también a estos organismos células procedentes de la dermis de ratones recién nacidos.
Este último aspecto, en opinión de Martínez, hace que la aplicación del descubrimiento a la investigación con seres humanos sea “muy complicada” desde el punto de vista práctico, por la “dificultad” que entrañaría manipular células procedentes de la piel de un recién nacido.

Asimismo el investigador del CSIC quiso resaltar la “importancia” que el descubrimiento podría tener para la regeneración de la piel tras quemaduras, úlceras y otro tipo de heridas.

Sin embargo, como su efectividad “aún no ha sido demostrada en humanos”, habría que ser “cautelosos” en la valoración de la trascendencia del descubrimiento para evitar así “la creación de falsas esperanzas en la población”, explicó Martínez.