Saltar al contenido

Implantes mamarios: solución salina o silicona

20 septiembre, 2014

Cuando una mujer considera los implantes mamarios para mejorar la apariencia de su busto, seguramente le surge la duda de cuales implantes son las más indicados, los implantes de solución salina o los implantes de silicona. Esto por supuesto es una decisión importante que no debe tomarse a la ligera y por lo cual se requiere de un asesoramiento a través de un especialista médico en la materia, experto en este tipo de procedimientos.

Implantes mamarios

Diferencias implantes de silicona y de solución salina

Ante todo es importante conocer cual es la diferencia entre los implantes de solución salina o los implantes de silicona. De entrada hay que decir que en ambos casos se tiene una cubierta exterior de silicona, por lo que la diferencia fundamental entre uno y otro se reduce básicamente al material utilizado y su consistencia.

Implantes de solución salina

Este tipo de implantes se rellena de agua salada estéril, son insertados en vació y luego rellenados una vez que han sido colocados. En este caso se trata de implantes mamarios de solución salina que se pueden colocar en mujeres de 18 años en adelante para el incremento del pecho o incluso también son recomendables pata mujeres que requieren de una reconstrucción mamaria.

Implantes mamarios de silicona

Los implantes mamarios de silicona son aquellos que vienen pre-cargados con gel de silicona, un liquido espeso y pegajoso que imita la sensación de grasa humana en el cuerpo. La mayoría de las mujeres considera que este tipo de implantes mamarios se ven y se sienten como el tejido mamario natural. Este tipo de implantes esta disponible para mujeres a partir de los 22 años tanto para el incremento del pecho, como para la reconstrucción mamaria.

Riesgos de los implantes mamarios

Tanto los implantes mamarios de solución salina como los de silicona, tienen riesgos similares, los cuales incluyen tejido cicatricial que distorsiona la forma del implante, dolor en los senos, infecciones, además de cambios en el pezón o incluso una fuga o ruptura del implante.