Saltar al contenido

Un paso más para la eterna juventud

16 octubre, 2013

Dos suplementos dietéticos demostraron rejuvenecer y devolver la energía a ratones de edad avanzada, según un estudio de la Universidad de California, que pretende comprobar el efecto de estos químicos en seres humanos.

Un paso más

El trabajo, publicado en la revista de la Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos, señala que las dos sustancias, acetil carnitina y ácido alfa-lipoico, actúan sobre la mitocondria, el órgano de las células en el que se produce la energía. “Con los dos suplementos juntos, los ratones de edad avanzada se recuperaron y empezaron a bailar la Macarena”, señaló en tono de broma Bruce Ames, uno de los investigadores que participó en el proyecto.

Ames y Tory Hagen, que pertenecen al Instituto de Investigaciones del Hospital Infantil de Oakland, en California, señalaron que “ambas sustancias químicas mejoran el funcionamiento del cerebro en las ratas. Todos los aspectos que hemos comprobado indican que los roedores se muestran como animales más jóvenes”, comentó Ames.
Según los científicos, las sustancias, que son conocidas en el campo de los suplementos dietéticos, tonifican los órganos que producen la energía que alimenta a las células, conocidos como mitocondrias.

Para los investigadores, la mitocondria es “el eslabón débil en el problema del envejecimiento“, ya que existen pruebas que el deterioro de estos órganos es una causa importante del envejecimiento.

Hagen y Ames consideran que la acumulación de radicales libres, que son un subproducto del metabolismo normal, puede debilitar las enzimas y otras sustancias químicas que se consideran fundamentales para el buen funcionamiento de las células. Los investigadores han comprobado que el ácido alfa-lipoico funciona como un antioxidante, pero es la combinación de las dos sustancias la que provoca los mejores resultados en ratones. Los científicos confían en que las pruebas que se han iniciado con ambos suplementos en personas muestren resultados similares a los de las ratas, un animal que, a nivel molecular, tiene muchas similitudes con el ser humano.