Saltar al contenido

Test de embarazo: cómo y cuándo

26 octubre, 2015
test de embarazo

¿Náuseas? ¿Aumento de pecho? ¿Un retraso en la menstruación? Si tienes alguno de estos síntomas es posible que estés embarazada. Ante los primeros signos, la mejor opción es realizarse un test de embarazo y salir de dudas. Recuerda que, si estás embarazada, el bebé habrá empezado a desarrollarse antes de que te des cuenta así que lo mejor es saberlo cuanto antes para empezar a cuidarte. Pero, ¿qué tipos de test existen? y ¿cómo funcionan?

Al producirse la fecundación, el cuerpo de la mujer comienza a producir una hormona específica, la gonadotropina coriónica humana (o GCH) que será la encargada de crear la placenta para el embrión. Las pruebas de embarazo detectan esta hormona y, de este modo, son capaces de diagnosticar el embarazo.

Cada tipo de test, sin embargo, es más o menos sensible a esta hormona, es decir, necesitan más o menos cantidad de ella para dar positivo por lo que, en última instancia, son más fiables. Existen dos tipos de test a los que puedes recurrir si crees que puedes estar embarazada; el test en sangre y el test en orina, en función de la muestra que necesiten para detectar la hormona del embarazo.

El test en sangre

En esta prueba, realizada siempre por profesionales, se extrae sangre y se analiza en busca de GCH . Necesita mucha menos hormona para detectarla (1 mIU/mL) y arrojar un positivo por lo que normalmente es más fiable que la que se hace en orina y puede realizarse antes. Desde el primer día de retraso en tu menstruación puedes dirigirte a un especialista y realizarte una prueba. En unas horas sabrás si estás embarazada e incluso con algunos de ellos, podrás saber desde cuando ya que la concentración de esta hormona varía regularmente durante el embarazo.

Para esta prueba no es necesario ayunar ya que la hormona que mide no se altera con las comidas y puede hacerse en cualquier momento del día así que, ante las primeras dudas, consulta a tu médico.

El test en orina

Las pruebas de embarazo en orina pueden comprarse normalmente en cualquier farmacia y sólo necesitan unos minutos para dar resultados. Aunque precisan una concentración mayor de GCH para dar positivo (20 mIU/mL) tienen una fiabilidad de entre el 75 y 97% en función de la marca. Este test puede realizarse con garantías a partir de la primera semana de retraso aunque, si tienes periodos irregulares, es posible que necesites unos días más para estar segura.

El proceso depende del fabricante pero normalmente consiste en poner una parte del test en contacto con tu orina y que éste reaccione a la hormona.  El contacto debe durar al menos 5 segundos y deberás esperar unos minutos hasta que arroje resultados, que pueden venir en forma de figuras, rayitas o incluso mensajes una pantalla. Te recomendamos que  te realices esta prueba a primera hora de la mañana porque la hormona estará más concentrada en tu orina y que coloques el test en una superficie plana mientras esperas los resultados.

Hoy en día las pruebas de embarazo son sencillas y rápidas así que, en unas horas como máximo (si has optado por la prueba en sangre) tendrás los resultados. Para todo este proceso queremos darte los siguientes consejos:

  • La cantidad de GCH puede variar de una mujer a otra así que los positivos de los tests son más fiables que los negativos (si es positivo la hormona está presente pero si es negativo, es posible que simplemente no la haya detectado). Si el test da negativo y continúas teniendo síntomas, repite la prueba para estar segura.
  • Algunos tratamientos pueden interferir en los resultados del test. Informa a tu farmacéutico al comprar el test o al profesional que te realice el test en sangre si estás siguiendo algún tratamiento hormonal.
  • Opta siempre por pruebas físicas de embarazo. Algunos métodos pueden servir para ponerte sobre la pista pero no sustituyen a las pruebas en sangre u orina. Si quieres estar segura, recurre a ellas.
  • En caso de obtener un resultado positivo, consulta lo antes posible a tu médico. Él podrá informarte de todas las opciones y aconsejarte sobre lo que hacer.
  • No te pongas nerviosa. El estrés y los nervios pueden retrasar la menstruación. Si crees que puedes estar embarazada, hazte la prueba y sal de dudas.

Recuerda que si tienes cualquier duda sobre un posible embarazo, tu farmacéutico puede ayudarte. Es un profesional de la salud y sabrá aconsejarte.