Saltar al contenido

Mitos y verdades sobre los suplementos vitamínicos

4 enero, 2016

Uno de los propósitos de comienzo de año más formulado por la mayoría de los mortales es el clásico “este año voy a empezar a cuidarme más”. Y aquí estamos, viendo de qué  manera podemos completar nuestra idílica dieta con algún que otro suplemento vitamínico, no vaya a ser que se nos escape alguno ahora que nos hemos puesto en serio.

La mejor manera de recibir todos los minerales y medicinas que necesitamos es manteniendo una dieta saludable y equilibrada. En ocasiones, nuestro día a día dificulta que llevemos a rajatabla una dieta óptima y nos mantengamos en un perfecto estado de salud. Las dietas puntuales, comer fuera de casa y  los alimentos procesados junto a otros factores, como el hábito de fumar o la edad, provocan que nuestros niveles de nutrientes y vitaminas no siempre sean los recomendados.

En la mayoría de ocasiones optamos por recurrir a complementos o suplementos alimenticios para reponer nuestro nivel de minerales o vitaminas en el organismo. Pero, ¿qué hay de beneficiosos en este tipo de suplementos alimenticios?

Conozcamos mitos y verdades acerca de estas cápsulas capaces, en un principio, de cubrir la falta de algunos minerales y vitaminas a través de la alimentación habitual.

Los suplementos de vitaminas son buenos para la salud

En la dosis correcta, las vitaminas juegan un papel esencial a la hora de mantener la salud y en los procesos orgánicos. Pero, tan malo es un exceso como un déficit de vitaminas. recurrir a la ingesta de vitaminas artificiales puede ocasionar muchos daños en nuestro organismo, algunas de ellas en exceso pueden ser tóxicas para nuestro cuerpo.

Incluso con una nutrición correcta, igualmente podemos ingerir suplementos vitamínicos

Totalmente cierto. Deberemos consultar con nuestro médico la posibilidad de tomarlas como complemento alimenticio para reforzar los nutrientes que se ingieren con los alimentos, como es el caso de ciertos condicionantes como deficiencias nutricionales o dietas restrictivas.

Existen otro motivos por los que un médico puede indicar la ingesta de suplementos vitamínicos:

  • Embarazadas o mujeres que planeen estarlo. El ácido fólico para mujeres que planeen un embarazo, o durante el embarazo para evitar defectos congénitos.
  • Menopausia o pre-menopausia. El calcio y la vitamina D en las mujeres pre-menopáusicas y menopáusicas ayuda a fortalecer los huesos y evitar la osteoporosis
  • Vitaminas para las personas vegetarianas. La dieta vegetariana conduce a la deficiencia de vitamina B12, relacionada con la producción de glóbulos rojos. Y en este caso, el aporte de esta vitamina sólo puede realizarse por medio de pastillas.
  • Casos médicos específicos.

Para tomar vitaminas no es necesario una recomendación médica

Si se añaden más vitaminas de las que necesitamos y consumimos durante la alimentación, puede ser que superemos el nivel recomendado diario. Si en el peor de los casos nos hipervitaminaramos, podríamos eliminar a través de la orina las vitaminas hidrosolubles. Pero las más problemáticas, las vitaminas  liposolubles podrían acumularse  en los depósitos grasos del organismo y generar toxicidad.causando algún tipo de malestar o enfermedad.

Por este motivo siempre es mejor consultar con algún profesional que pueda orientarnos en este asunto.

Los suplementos de vitaminas hacen aumentar de peso

Las vitaminas no son ni proteínas, ni azúcares, ni grasas, por lo tanto no aportan calorías. Los suplementos alimenticios no engordan si no contienen calorías, es más, éstas son tan importantes que intervienen en las reacciones metabólicas del cuerpo. Es decir, permiten que el organismo funcione correctamente. Sin ellas no se podría vivir.

Los atletas deben tomar multivitaminas

El deporte conduce al desgaste físico y mental muy grande, que conduce a una pérdida significativa de vitaminas y minerales. Por este motivo los atletas necesitan reponer constantemente las vitaminas en el organismo.

Por otro lado, gran parte de la dieta de los atletas consiste en hidratos de carbono complejos (pasta, cereales integrales), que producen la energía necesaria para la práctica de deporte, pero esta dieta no siempre es rica en vegetales, y como consecuencia conducir a la falta de antioxidantes.

Los complementos vitamínicos y los suplementos utilizados en gimnasios tienen las mismas propiedades

Ambos  productos son diferentes en su composición y tienen propósitos específicos. Los complementos vitamínicos refuerzan los nutrientes y minerales que ingerimos en nuestra dieta habitual y aportan los niveles necesarios de vitaminas para cubrir las necesidades diarias recomendadas.

Por su parte, los suplementos de vitaminas cubren la falta de algún mineral o vitamina a través de la alimentación regular.  Estos últimos persiguen como objetivo principal un aumento de masa muscular, una mejora del rendimiento atlético o acelerar la quema de los depósitos de grasa corporal.

¿Cuándo puedo tomar vitaminas como suplemento alimenticio?

Cada vitamina tiene sus propias ventajas y desventajas tanto si tomamos de más como de menos. aunque los riesgos son mayores si superamos las cantidades diarias recomendadas.

En nuestra dieta habitual, aunque no conste de una alimentación saludable al 100%, es muy poco probable que tengamos una sobredosis de vitaminas. La mayoría de veces, cuando esto ocurre se debe a que ingerimos  vitaminas envasadas específicas y estas suelen llevar cantidades mayores a las recomendadas.

Por este motivo, es recomendable tomar multivitamínicos en lugar de vitaminas individuales porque estas combinaciones de todas ellas generalmente tienen menores dosis de cada uno y son más seguros de tomar.

Supradyn Activo, complejo multivitamínico

Supradyn Activo es un polivitamínico con minerales que actúa como complemento de la dieta, activa el organismo y proporciona un aporte extra de energía que ayudan o favorecen el desarrollo de las funciones cotidianas del mismo.

Se trata de un complejo multivitaminico muy completo ya que contiene 13 vitaminas, 9 minerales y la coenzima Q10. Con esta composición abarca prácticamente todas las necesidades del organismo: piel, uñas, mucosas, vista, huesos, dientes, etc.

  • Vitaminas del grupo B +  minerales como el magnesio, el hierro, etc... : Disminuyen la sensación de fatiga mental y el cansancio ya que, con sus funciones se favorece una obtención extra de energía.
  • Vitaminas C y E + minerales como el zinc y el selenio: Actúan disminuyendo el estrés oxidativo y por tanto protegen las células.
  • Coenzima Q10:  Componente indispensable que participa en las rutas metabólicas para la obtención de energía.

Con el fin de responder a la pregunta “¿debemos o no tomar suplementos vitamínicos?”  Es necesario tener en cuenta ciertos aspectos como:

  • ¿Qué tipo de dieta tenemos? Si ingerimos la cantidad recomendada de calorías cada día, quizá no sea necesario tomar vitaminas adicionales.
  • ¿Nuestra dieta nos suministra los nutrientes necesarios? Si mantenemos una alimentación equilibrada, probablemente la respuesta es sí. Sin embargo, si se echa en falta un grupo de alimentos la adición de un suplemento puede ser la solución.
  • ¿Qué vitaminas nos está suministrando nuestra dieta actual? Si comemos de todo lo que necesitamos, en realidad puede ser hasta peligroso para nuestro organismo añadir extra de vitaminas y corremos el riesgo de excedernos de las cantidades recomendadas.