Saltar al contenido

La homeopatía y la artritis reumatoide

22 mayo, 2014

La artritis reumatoide es una enfermedad clasificada como crónica, en la cual las personas que la padecen experimentan una inflamación en las articulaciones de las manos. Su condición de enfermedad es grave ya que significa la destrucción del cartílago articular y en consecuencia la deformidad de los dedos.

La homeopatía y la artritis reumatoide

Al igual que muchas otras enfermedades, la artritis reumatoide también se puede tratar con homeopatía. De hecho existen muchos remedios sintomáticos de uso extendido como el caso de la Bryonia, Phytolacca, Apis, Guaciacum, Rhus Tox, entre otros más. Hay otros remedios de fondo que en este caso se consideran en función de las condiciones individuales de cada paciente, no obstante suele ser común que se utilice la Calcárea Carbónica, el Sufur, Natrum Muriaticum, además de la Pulsatilla, el Phosphorus o el Causticum.

Es importante mencionar que la homeopatía es de gran utilidad para cuando los enfermos de artritis reumatoide tienen una condición o factor etiológico que se puede tratar precisamente con los remedios homeopáticos. La más común suele ser la artritis que se desarrolla por una situación de decepción amorosa, sustos, problemas económicos, entre otros factores. La homeopatía como tratamiento para la artritis también ofrece buenos resultados cuando su condición es agravada por el frio, la lluvia o la humedad.

Aunque los remedios homeopáticos para la artritis reumatoide se emplean con mucha frecuencia, hay que decir que si solamente se recetan los remedios homeopáticos con la intención de mitigar el dolor sin considerar los factores etiológicos o sus diferentes modalidades, lo más seguro es que el tratamiento homeopatía no ofrezca los resultados deseados y en consecuencia el paciente no consiga ver un cambio significativo en su padecimiento.

Para finalizar, solo decir que las causas que originan la aparición de la artritis reumatoide siguen siendo desconocidas. En la actualidad se piensa que como consecuencia de la gran cantidad de personas que la padecen, le microorganismo infeccioso debería ser ubicuo. Lo cierto es que se trata de una enfermedad que provoca un dolor crónico e intenso y que si con los remedios homeopáticos se consigue mejorar la calidad de vida, entonces estos mismos son bienvenidos.