Saltar al contenido

Cómo completar el botiquín de verano con homeopatía

11 julio, 2016

En verano se incrementa el número de accidentes domésticos y además son característicos algunos trastornos asociados al buen tiempo. Por ello, te proponemos que en tu botiquín incluyas diferentes opciones que te ayuden a actuar de forma eficaz, como es el caso de los medicamentos homeopáticos. ¿Por qué? Porque la homeopatía es una terapia de la que no se han descrito efectos adversos relevantes asociados a su toma, es apta para todo la familia, niños, personas polimedicadas, pacientes sensibles como mujeres embarazadas, etc., y además es fácil de tomar y transportar.

homeopatia general

Razones por las que seguir utilizando la homeopatía en Verano:

 

¿En qué situaciones podemos usar la homeopatía durante el verano?

Existen varias circunstancias donde estos medicamentos nos pueden ayudar. En el caso de caídas, golpes y contusiones, tan característicos de estas fechas, sobre todo, por la práctica de deportes al aire libre, como por ejemplo la bicicleta o los juegos en las piscinas, la homeopatía, alivia la inflamación y calma el dolor.

En el periodo estival son también frecuentes las picaduras de insectos, que en algunas personas generan reacciones molestas como prurito y enrojecimiento. En estas situaciones la homeopatía actúa de forma preventiva en aquellos individuos propensos a sufrir estas picaduras, y también como tratamiento, aliviando el picor.

Otro trastorno propio del verano es la cistitis, una infección urinaria que se produce por una bacteria. En verano, el uso de piscinas y o los baños en la playa provocan una mayor humedad en la zona lo que favorece la aparición de estos microorganismos, principalmente en mujeres. Las recidivas son comunes en estas afecciones y para tratarlas la homeopatía ofrece distintos fármacos eficaces.

La irritación ocular es también una consecuencia de estar todo el día en el agua, ya sea por el cloro en el caso de las piscinas, ya sea por la sal si hemos escogido el mar. Por ello, es recomendable seguir una higiene ocular adecuada.

Las quemaduras por el sol irritan la piel, al igual que las que se producen en el hogar por despistes con una plancha, la sartén o la parrilla al cocinar, etc. El enrojecimiento y el dolor de estas quemaduras leves pueden ser abordadas también desde el ámbito homeopático.

Para proteger la piel destaca el medicamento homeopático Cicaderma, que actúa como protector cutáneo. Se usa para el alivio de la irritación de la piel, en concreto, pequeñas heridas y cortes superficiales, quemaduras leves y rasguños.

Este medicamento favorece la cicatrización y reduce el dolor producido por las heridas y quemaduras. Se trata de una pomada que hay que aplicar de 1 a 3 veces al día en capa fina, sobre la piel irritada, después de limpiar la zona afectada.

Para el cuidado de todos los días

Paralelamente podemos completar nuestro botiquín de verano con productos de cuidado diario muy útiles para algunos de los trastornos que hemos comentado. Así, destaca el gel calmante Dapis Gel de Laboratorios Boiron, ideal para los picores leves. Se puede emplear en adultos y niños mayores de 3 años.

Si queremos cuidar nuestros ojos no debemos olvidar incluir en nuestro botiquín,  Euphralia®, una solución oftálmica utilizada como limpiador ocular en adultos y niños a partir de un año, en caso de irritación, molestias oculares o sequedad ocular ligera de origen diverso (esfuerzo ocular prolongado, agua de mar o piscina, fatiga ocular, humo, polvo o aire).