Saltar al contenido

Cómo alargar la vida de nuestras articulaciones

12 octubre, 2015
dolor articulaciones

El cuerpo del adulto está formado por 206 huesos aproximadamente, huesos rígidos que nos sirven para proteger a los órganos blandos del organismo. Pero claro, como seres humanos necesitamos elasticidad para poder movernos y esta flexibilidad la conseguimos gracias a nuestras articulaciones.

Las articulaciones son las zonas donde se unen los huesos y su función principal es la de facilitar nuestro movimiento y dotarnos de elasticidad. Estamos hechos para movernos y es así como pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, moviéndonos. Pero a la larga nuestro cuerpo comienza a notar el paso del tiempo y todos esos movimientos acumulados afectan a la postura y derivan en debilidad y lentitud en los movimientos.

El deterioro de las articulaciones puede llevar a la inflamación, dolor, rigidez y deformidades. Hay dos noticias relacionadas con el deterioro de las articulaciones, la mala noticia es que estos cambios articulares afectan a casi a todas las personas mayores y van desde desde una rigidez leve a una artrosis grave. Por otro lado, la buena noticia es que podemos evitar que nuestras articulaciones se deterioren más de lo debido, por eso tenemos que cuidarlas ahora que aún podemos hacer algo por ellas.

¿Qué podemos hacer para evitar el deterioro del cartílago en las articulaciones?

Existen tres pautas básicas sobre las que trabajar y que nos beneficiarán a la larga para que llegar a la vejez de la mejor y más saludable forma posible.

  • Duerme bien. Es muy importante descansar, ya que mejoras el control del dolor debido al descanso, reduciendo así los niveles de estrés, fatiga y agotamiento mental, durmiendo de 7 a 8 horas es suficiente.
  • Protege tus articulaciones. Cuando se practica deporte, las articulaciones son de las partes más castigadas del cuerpo y son un foco de problemas para muchos deportistas. Los dolores articulares en estos casos, son causa de una degeneración en tendones, ligamentos y cartílagos provocada por un exceso de uso y como resultado derivan en inflamación y lesiones crónicas difíciles de tratar. Podemos evitar estas dolencias siguiendo una dieta saludable que podemos complementar con un suplemento alimenticio que nos aporta un extra de energía, como Condro-Sorb Herbal Classic especialmente indicado para quienes practiquen deporte o cualquier actividad que provoque un desgaste articular o muscular. Si la dolencia ya ha hecho acto de presencia, una buena estrategia nutricional puede llegar incluso a solventarla o, en menor medida, aliviar un dolor que a menudo impide una correcta funcionalidad.
  • Haz ejercicio: El ejercicio es una de las mejores maneras para retrasar o evitar los problemas musculares, articulares y óseos. Un programa de ejercicio moderado puede mantener la fuerza, el equilibrio y la flexibilidad ya que ayuda a fortalecer nuestros huesos. Por ello, la mejor manera de prevenir estos dolores articulares es la práctica de ejercicio diario.

Las articulaciones son la parte de nuestro cuerpo que más sufre y también de las más evidentes a la llegada de la vejez. Una pequeña lesión no tratada adecuadamente puede desembocar en un gran problema en el futuro. Para evitar repercusiones, lo mejor que podemos hacer es responder a las señales de nuestro cuerpo y al menor síntoma de molestia evitaremos sobre esfuerzos y en caso necesario, visitaremos a un especialista.

Otra medida de prevención de estos problemas articulares sin duda, una alimentación saludable. Una dieta variada y saludable, baja en grasas saturadas y con un alto contenido en antioxidantes es clave para mantener el organismo en las mejores condiciones, pero para mantener las articulaciones en buen estado hay unas cuantas consideraciones alimenticias a tener en cuenta:

¿Qué dieta debo seguir para prevenir el dolor articular?

La clave reside en las vitaminas B1, B2, B6 y C, esenciales para evitar la aparición del dolor articular y que encontramos de forma natural en algunos alimentos que nos ayudarán a alargar la vida de nuestras articulaciones:

  • La vitamina B1 la encontramos  en alimentos como la carne de cerdo o hígado de ternera, además de los pescados como el pámpano y el atún. Estos alimentos nos ayudan a prevenir la debilidad muscular, especialmente en la articulación de las rodillas, una de las que más sufre con el paso de los años.
  • La vitaminas B2 está en algunas carnes como el hígado de cordero, pescados tales el salmón o la caballa y algunos vegetales como los pimientos.  También las hierbas aromáticas como la hierbabuena, el perejil y el chile en polvo, contienen altos niveles de esta vitamina que hace que evitemos los calambres musculares.
  • La  vitamina B6. Esta vitamina está muy relacionada con los deportistas, ya que incrementa el rendimiento muscular y aumenta los niveles de energía producidos por nuestro organismo. la encontraremos en el arroz integral, los pistachos, el ajo en crudo, el lomo de cerdo, las avellanas y pescados como el atún o el bacalao.
  • La vitamina C se encuentra en las ciruelas, kiwis, tomates, pimientos verdes y rojos, también en la pechuga de pollo (mejor sin piel y sin hueso) y en la trucha. Estos alimentos nos ayudarán en la práctica de actividades deportivas por sus efectos preventivos ante la pérdida de tejido óseo.

Llevar una dieta bien equilibrada con suficiente calcio es importante, especialmente las mujeres necesitan ser cuidadosas e ingerir suficiente calcio y vitamina D a medida que envejecen por disminuir el riesgo de osteoporosis con la llegada de la menopausia.

¿Cómo mantener las articulaciones sanas?

Por nuestro bien es importante invertir en nuestra salud a lo largo de nuestra vida para llegar a la vejez con las articulaciones en el mejor estado. Si conseguimos llegar con autonomía y la máxima flexibilidad posible reduciremos las posibilidades de sufrir artrosis.

La artrosis es el dolor provocado por la falta de colágenos en las articulaciones. El cartílago recubre los huesos de la articulación evitando el rozamiento entre ellos como si fuese una almohadilla. Con el paso de los años el cartílago articular se deteriora y desgasta, es un proceso resultado de la degradación de los tejidos de la articulación y afecta básicamente a personas a partir de los 45- 50 años, a los deportistas y a los que llevan una vida sedentaria.  

Durante el periodo de lactancia los bebés adquieren el calcio necesario para endurecer sus huesos. en la etapa de infancia y juventud la calcificación se mantiene, pero a la llegada de la madurez el colágeno empieza a perder densidad.

Las consecuencias de la pérdida de colágeno en el organismo se perciben en la pérdida de grosor y elasticidad de la piel. Todas estas dolencias o alteraciones relacionadas con la degradación del colágeno, afectan tanto a hombres como a mujeres. Afortunadamente a día de hoy existen complementos alimenticios como Epaplus Colágeno que nos ayudará, aportando a nuestra dieta un extra de colágeno, ácido hialurónico y magnesio que ayuda a cubrir las carencias que vamos perdiendo a medida que pasan los años.

¿Conocías la importancia de la dieta rica en vitaminas para tus articulaciones?