Saltar al contenido

5 remedios naturales para aliviar las contusiones

20 febrero, 2014

El cuerpo humano es capaz de resistir golpes y torceduras hasta cierto punto. Cada cuerpo tiene su propio límite, siendo unos más resistentes y otros, por el contrario, más vulnerables, dependiendo también de la zona afectada. El cuerpo puede representar alteraciones, siendo las siguientes las más evidentes ordenadas según la intensidad de la contusión:

  1. Dolor en el lugar de la contusión
  2. Inflamación en la zona
  3. Hematomas
  4. Desgarros musculares
  5. Posibles lesiones en los órganos internos

Si has sufrido una contusión, que no pase de los 3 primeros puntos debes seguir alguno de los siguientes remedios, ya que si por el contrario notases que el dolor es muy agudo, debes acudir urgentemente a un especialista.

Benefíciate del frio hielo

El hielo es uno de los mejores remedios para aliviar el dolor tras recibir un golpe. Debes aplicarlo a través de un paño, ya que si no podrías quemar involuntariamente la zona afectada.

Usa antibióticos naturales como el ajo

Como ya te hemos contado, esta planta es uno de los mejores antibióticos naturales. Toma un poco de ajo diariamente, en ayunas o por la noche, acompañado de un vaso de agua caliente. Ayudará a la curación del golpe y a limpiar la sangre que se haya podido derramar internamente.

Aplica pomada de árnica

La pomada realizada a base de esta planta es un remedio natural perfecto para los golpes. Puedes prepararla a base de flor de árnica triturada y hervida o comprarla en nuestra farmacia desde este enlace.

Haz de la ortiga tu aliada

Pese a ser una planta que irrita la piel solo con su roce, bien preparada resulta perfecta para aliviar el dolor. Hierve un puñado de ortiga seca en agua durante veinte minutos, y aplica un paño de algodón empapado en el líquido unas 4 o 5 veces al día sobre el lugar afectado.

Azúcar y limón

Para los más pequeños existe un remedio tan simple como efectivo que consiste en lo siguiente: exprime dos limones junto con una cucharada de azúcar y mézclalo bien. Aplícalo suavemente en la zona afectada y procura que lo mantengan el máximo tiempo posible.