Saltar al contenido

10 maneras de evitar picar entre horas

24 febrero, 2016
picar entre horas

Qué malo es pasar hambre. Quien comienza una dieta puede afirmar que la sensación de hambre es el peor enemigo para los valientes que se han propuesto perder peso mediante reduciendo la cantidad de alimento que comen. La tentación es débil y picar entre horas se convierte en el enemigo a combatir en estos momentos.

Para echarte una mano en tu intención de perder peso, compartimos algunos consejos que esperamos te ayuden a evitar la tentación de picar entre horas.

Trucos para no picar entre horas

Evitar el picoteo no consiste en prohibirte la comida que te gusta, sino en intentar evitar esa sensación entre horas. ¡Ojala funcionen estos trucos!

  1. Mastica chicle. Al mascar chicle engañamos a nuestro cuerpo. La acción de estar masticando continuamente hace que generemos más saliva y ayuda a llevar mejor la ansiedad que produce pasar mucho rato sin comer y sintiendo hambre. El sabor de los chicles puede ayudar a frenar el deseo de comer. Evidentemente, al estar a dieta buscaremos goma de mascar sin azúcar. Los chicles pueden ayudar, pero es mejor optar por comprimidos masticables como los de Lipograsil Control Entre Horas, que son un complemento alimenticio elaborado a base de azafrán, fructooligosacáridos y cromo.Ayudan a controlar la sensación de hambre y calma la sensación de saciedad.
  2. Beber café o té. La cafeína no sólo puede ayudar a conseguir un impulso de energía cuando se siente débil, pero es también un supresor del apetito. Cuando sientas el ansia de una merienda, tomate una taza de café o té en su lugar. Agradecerás un poco de impulso hasta la próxima comida.
  3. Hacer algo de ejercicio. No sólo es bueno para ejercitar el cuerpo, sino que ayuda a reducir los antojos de comida rápida. Tanto el ejercicio moderado y vigoroso que dura un cuarto de hora se han encontrado para ayudar a reducir la tentación de picar entre horas. Además, si finalmente tienes un antojo, después de haber quemado todas esas calorías puede que no sea tan mala idea. Recuerda que lo que comas después de hacer ejercicio debe tener menos calorías de las que acabas de quemar, sino no servirá de nada. Juega un deporte activo.
  4. Tener las manos ocupadas. Si el ejercicio no es para ti, opta por otra actividad como clases de baile o manualidades.
  5. Dormir un poco. Especialmente por la noche, a veces la mejor manera de evitar la sensación de hambre. También siestas son una gran manera de evitar encontrarse con una bolsa de patatas fritas.
  6. Beber agua. Siempre que tenga ansia de comer bebe agua. El agua puede ayudar a sentirse lleno, eliminar la sensación hambre y además no tiene calorías. Además de saciarte, beber agua siempre es un beneficio para nuestro organismo y ganar autocontrol sobre nuestra dieta. El agua es importante, especialmente si consumimos una dieta alta en proteínas para controlar el hambre, porque es una parte esencial de su digestión. Si finalmente has optado por hacer más ejercicio y beber más café para ayudar a dejar de picar, necesitarás beber más agua para evitar la deshidratación. Acostúmbrate a llevar una botella de agua encima, cuando salgas, por cierto ¿has probado el agua con gas? Te ayuda a controlar la sensación de saciedad.
  7. Huele algo asqueroso. Oler algo repulsivo puede matar el apetito. Es una solución para situaciones in extremis. Cuando sientas un antojo imparable, tomar una gran bocanada de basura o vinagre, de la caja de arena de un gato por ejemplo, es un remedio infalible para perder el apetito.
  8. Mantente ocupado. Puede ser fácil olvidar que tienes hambre cuando estás ocupado haciendo algo difícil o, por el contrario, que te resulte agradable. Busca un hobby, o hacer algo productivo. Trata de cambiar tus malos hábitos por otros mejores. Una nueva rutina puede ser la manera de controlar los malos hábitos alimenticios.
  9. Apóyate en un amigo. Elige a alguien estará allí para cuando pierdas la motivación. Pacta con alguien para que se convierta en tu punto de energía cuando las fuerzas flaqueen. Cuando sientas el ansia, llamalos para que te refuercen el buen comportamiento. Incluso puedes quedar para comida juntos, y que sea la otra persona la que marca el ritmo a la hora de comer.
  10. Prueba la hipnosis. Acude a un profesional  si hay comportamientos que tras intentar corregirlos, no has tenido el resultado que esperabas. puede ser una manera eficaz de gestionar los comportamientos que desea cambiar.

Evitar la tentación de picar entre horas puede convertirse en una pesadilla, pero en lugar de sufrir mientras sentimos esa necesidad de llevarnos algo a la boca, podemos redirigir esa energía en alguna de estas buenas prácticas.

¿Añadirías algún otro truco que nos ayude a evitar no picar entre horas?